¿Qué es la helicicultura? – Sistemas de cría de caracoles

Si has llegado hasta aquí, es porque eres de esas personas a las que les llama la atención lo diferente, lo nuevo o innovador. La helicicultura se encuentra dentro de esa peculiaridad, ¿y a qué se refiere esta palabra tan extraña?. Pues bien, no es otra cosa que la cría del comúnmente conocido caracol de tierra o caracol terrestre. Las principales especies son el Hélix Aspersa o Burgao, Otala Lactea/Otala Punctata o Cabrilla y Theba Pisana o blanquillo.

¿Por qué se le llama helicicultura?

Llegados a este punto, te podría resultar curiosa, la forma tan extravagante de llamar a la actividad basada en la cría de caracoles en cautividad. Pues siento decirte que la solución a esta pregunta no es para nada sorprendente, ya que como tantos otros vocablos, este también proviene del latín.

Hélix (caracol) + Cultivare (cultivar) = Helicicultura.

Sistemas de cría

En esta actividad existen diferentes sistemas de cría, cada cual con sus peculiaridades. De los cuales, los principales son el extensivo y el intensivo.

helix aspersa

Helicicultura extensiva

Este sistema se basa en la cría de caracoles al aire libre, ya sea a cielo abierto, bajo mallas antipájaros, o en estructuras de invernaderos. Siempre con perímetros cerrados por mallas antifugas y/o chapas, para evitar así el escape de los caracoles y protegerlos de depredadores procedentes del exterior.

El sistema abierto o sistema extensivo depende principalmente de las condiciones climáticas de nuestro entorno. Los caracoles, deben llevar un estilo de vida natural y salvaje. Por lo tanto, es importante donde se ubique la explotación, haciendo hincapié en que la temperatura no debe experimentar grandes variaciones entre día y noche. Las heladas en invierno y las altas temperaturas en el periodo estival son perjudiciales para estos moluscos. Otro aspecto a tener en cuenta al ubicar la granja de caracoles, es que la humedad del lugar debe ser elevada. Este hecho aumenta la actividad de estos animales.

Puedes encontrar más información a cerca de este sistema en el artículo dedicado a la helicicultura extensiva.

Helicicultura intensiva

El sistema intensivo, a diferencia del anterior, se ejecuta dentro de unas determinadas instalaciones, preparadas previamente para ello. Los caracoles no se crían al aire libre, ni en plena naturaleza. Para ello, se emplean una serie de herramientas más avanzadas y costosas, como aparatos para el control de la temperatura, la humedad y la luz. Todos ello, consigue un estado de primavera permanente, permitiendo que el caracol permanezca en su periodo de mayor actividad el máximo tiempo posible.

También puedes ampliar información sobre este sistema en el siguiente artículo: helicicultura intensiva.

Sistema mixto

También existe un tercer sistema de cría, que persigue optimizar la producción del caracol, basándose en una combinación entre los dos sistemas anteriores.

Para llevar a cabo este método, primero se “adelantan” las condiciones climatológicas propias de la primavera, en el interior de unas determinadas infraestructuras (intensivo). De esta forma, se consiguen las primeras puestas al finalizar el invierno, ya que es en este momento cuando los caracoles comienzan su ciclo reproductivo. Posteriormente, los alevines nacidos de los huevos antes mencionados, se incorporan a la explotación extensiva, donde permanecerán, para su engorde, hasta su venta al consumidor.

No te pierdas el post sobre el sistema mixto de cría de caracoles.

helicicultura

Hasta aquí un breve resumen de las principales características de este extraño, pero a la vez interesante mundo. Seguiremos hablando sobre ello en los próximos posts.

Deja un comentario